Un enfoque reflexológico en tiempo de cuarentena | 14 de Mayo 2020

Un enfoque reflexológico en tiempo de cuarentena

Reflexología Podal

Un enfoque reflexológico en tiempo de cuarentena

¿Estamos alimentándonos correctamente y descansando lo suficiente? ¿Realizamos ejercicios físicos regularmente, incorporamos los aspectos recreativos a nuestras vidas?

Estas son cuestiones a las que no prestamos mucha atención de forma consciente, pero en realidad para sentir el estado de bienestar debemos estar atentos a estas necesidades básicas de nuestro cuerpo.

Y frente a las circunstancias adversas que se presentan en nuestras vidas creando estrés y reacciones negativas que repercuten en nuestras salud ¿somos capaces y estamos dispuestos hacer cambios? ¿Qué podemos hacer para contrarrestarlo y sentirnos bien?

En estos momentos en que nos vemos obligados a permanecer en casa por el COVID-19 muchas personas nos vemos privadas de la libertad de salir, de disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos, familiares, amigos, de asistir a reuniones, eventos, espectáculos, etc.

La vida sedentaria y el exceso de información sobre los estragos que está causando este virus a nivel mundial día a día, nos produce un estado de ansiedad y desaliento que va deteriorando nuestra capacidad defensiva.

Para mejorar y salir de ese círculo vicioso les propongo que conozcan el método reflexológico o terapia de zonas reflejas que trabaja con una serie de masajes muy efectivos para reequilibrar nuestro sistema orgánico. Esta terapia también conocida como reflexología, se puede aplicar a distintas zonas del cuerpo: pies, manos, rostro y orejas.


¿Cómo funciona el método reflexológico?

Para comprender los fundamentos de esta terapia algunos lo hacen basándose en la intervención del Sistema Nervioso Central: para que se produzca una respuesta, el estímulo o la presión ejercida debe ser tal que encienda la descarga bioeléctrica que es conducida por los nervios sensitivos periféricos hasta el Sistema Nervioso Central. Éste es un verdadero centro donde se decodifica el mensaje recibido y envía la respuesta reflexológica o terapéutica a través de los nervios motores al órgano a reparar. En este acto intervienen también glándulas que producen hormonas para ayudar a estimular o disminuir  la actividad según requiera el órgano en cuestión.


Otro forma de entender el método reflexológico  es a través de la terapia energética. El Universo es la manifestación de fuerzas cósmicas y el ser biológico es el resultado de la unión de dos fuerzas complementarias, el Yin y el Yang, sujetos a las leyes que rigen a todos los seres biológicos de la Naturaleza.

Así como la Tierra está surcada por ríos y mares existen en el ser humano líneas imaginarias llamadas meridianos o canales por donde circula el “ki” (energía, en japonés).

Supongamos que el flujo de la energía a través de esos canales se interrumpe como en la de un río por la construcción de una represa y el agua queda retenida allí, con lo que las zonas de las plantaciones quedarían sin riego; así el meridiano no transporta el ki necesario para llegar a los órganos si se encuentra estancado por algún motivo.

El Dr. Hiroshi Motoyama, médico y sanador japonés, creó un instrumento altamente sensible para medir el flujo energético; midiendo los cambios en los pulsos eléctricos pudo detectar el bloqueo de un meridiano y liberarlo antes que la enfermedad se manifieste.

La técnica reflexológica consiste en liberar los estancamientos, las tensiones y todos los desechos tóxicos que circulan en la sangre como así también en el sistema linfático.


Una excelente terapia complementaria

Hay muchas escuelas que abordan este tema de diversas formas y con distintas técnicas, pero cabe destacar que sin importar el método que apliquemos obtenemos muy buenos resultados. Por eso la reflexología es considerada como un excelente complemento a un tratamiento médico indicado por los profesionales de la salud.

Para mencionar sólo algunas podemos decir que la reflexología es muy beneficiosa en patologías  como:

- Patologías del sistema nervioso:

Neuralgia del trigémino

Insomnio 

- Enfermedades digestivas:

Gastritis

Estreñimiento crónico 

Colon irritable 

Hemorroides

- Sistema Respiratorio:

Rinitis alérgica 

Sinusitis 

- Problemas ginecológicos:

Metrorragia

Infertilidad

Enfermedades del ovario poliquístico

- Sistema osteoarticular:

Vértigo de origen cervical

Migraña

Fibromialgias

-  Sistema urinario:

Incontinencia de orina

Litiasis renal

Cistitis, entre otras.


Por otro lado, como cualquier otro tratamiento, los masajes reflexológicos tienen también algunas contraindicaciones, como ser: 

-Evitar el masaje directo en la zona de reflejo cuando hay una infección aguda en un órgano hueco (por ejemplo: oído medio, vesícula biliar, riñón).

-No hacer el masaje en caso de  “osteomielitis” (infección en un hueso), o de tuberculosis ósea.

-Está contraindicado en zona de reflejo de un órgano con un tumor o cáncer avanzado.

-Evitar el masaje en zona refleja de pulmón con neumonía, bronconeumonías.

-Tener precaución a la hora de masajear la zona refleja del corazón de una persona con una prótesis valvular.


Un último consejo

El trabajo del terapeuta es ayudar al organismo a restablecer la armonía de los órganos, pero tengamos siempre presente que nuestra actitud positiva frente a la vida es el aporte más importante que podemos hacer por nuestra propia salud.

Quedémonos en casa saludablemente!!!


Michiko Arakaki
Directora de Seiki Do
Contactar vía email