Reflexología: alivio a la distancia | 14 de Mayo 2019

Reflexología: alivio a la distancia

Reflexología Podal

Malestares y dolencias tenemos todos los días, pero no siempre podemos ir inmediatamente al médico o no queremos automedicarnos. Para aliviar esos dolores y también para prevenirlos, podemos recurrir a una terapia complementaria poco invasiva como la reflexología.

No siempre podemos acceder directamente al lugar donde nos duele, puede ser un órgano interno o un malestar en una parte amplia determinada. Pero para eso está la reflexología, también llamada “reflejoterapia”, una técnica que puede corregir una dolencia desde un lugar distante de dónde se origina.

La técnica reflexológica se basa en aplicar presiones o estímulos para que se produzca la chispa o corriente bioeléctrica que viaja a través de canales o circuitos llamados meridianos llevando la energía hacia tejidos musculares, tendones, ligamentos, huesos, órganos y sistemas de órganos para mejorar o corregir algunas disfunciones.

Actualmente la reflexología podal (es decir reflexología en las plantas de los pies) no se limita sólo a puntos de la acupuntura sino abarca zonas reflejas más extensas lo cual posibilita que las presiones con los dedos o nudillos sean mejor tolerados. Es decir, es un tratamiento poco invasivo,

y solamente lo suficientemente doloroso como para que tenga su efecto de rélax y alivio. Para practicar la reflexología, el terapeuta sólo utiliza sus manos, realizando masajes específicos en estas zonas reflejas que se traducen en una mejora de la circulación sanguínea, mejor equilibrio corporal y emocional. Esto a su vez, eleva el sistema inmunológico del cuerpo y actúa como medicina preventiva.

Apta para todas las edades

La terapia de zonas reflejas responde muy bien en los bebés cuando sus sueños son interrumpidos por malestares digestivos ocasionados por los gases producidos de primeros alimentos.

Los niños reciben con sumo agrado los masajes en los pies y las manos como una suave caricia de contención maternal.

En los adultos ayuda a corregir muchas dolencias ocasionadas por el uso incorrecto de los calzados o las que se producen por soportar prolongados estados inflamatorios de tensión o congestión que desembocan en una enfermedad.

La reflexología se caracteriza por ser un tratamiento autorrealizable, es decir que con las indicaciones adecuadas, podemos practicar nosotros mismos las técnicas básicas.

Beneficios de la terapia: los sí y los no

La reflexología no reemplaza de ninguna forma el diagnóstico y el tratamiento médico, pero puede aportar importantes beneficios en determinadas situaciones, como por ejemplo, para tener una buena digestión, mejorar la circulación sanguínea, corregir una patología venosa, favorecer una correcta eliminación de los desechos ayudando a los intestinos con los movimientos peristálticos, y es muy efectivo en casos de fibromialgias, ansiedad y estrés.

También tenemos que mencionar algunas pocas situaciones en las que no es recomendable aplicar la reflexología, como una infección aguda en oído medio, en la vesícula o en el riñón, excepto para combatir una cistitis. La afección por osteomielitis no debe tratarse con reflejoterapia. Tampoco se debe ejercer masaje directo sobre la zona refleja del corazón en caso de un paciente con una prótesis valvular o en una zona directamente afectada por un tumor cancerígeno avanzado. Sin embargo, es una técnica que en los últimos tiempos tiene gran aceptación como parte de los cuidados paliativos de enfermos terminales de cáncer.

Un poquito de historia

Como indicio arqueológico de la reflexología se han encontrado pinturas de figuras humanas realizando masajes en pies y manos en las paredes de la tumba del médico de Saccara en una de las pirámides del Antiguo Egipto. En este caso, lamentablemente no quedó otra documentación que explique cómo funcionaba la técnica.

En cambio, en los registros encontrados de la medicina tradicional china este método quedó documentado ya que esta práctica formaba parte de la formación del médico chino junto con la acupuntura, las hierbas, la moxibustión, las ventosas y el glosodiagnosis (diagnóstico de los órganos a través de la lengua).

La reflexología podal ingresó a Japón como técnica estética, pero hoy en día tiene mucha aplicación y aceptación entre los terapeutas de ese país, principalmente en los cuidados paliativos.

Por Michiko Arakaki
Fundación Cultural Argentino Japonesa