Treinta años en el camino de la pintura japonesa | 14 de Mayo 2019

Treinta años en el camino de la pintura japonesa

Pintura Japonesa 14 de Mayo 2019

Cristina Ishikawa, gran referente de la pintura tradicional japonesa en la Argentina, lleva más 30 de años de labor como artista pero también como difusora de la cultura nipona a través del arte.

La artista plástica Cristina Ishikawa comenzó a transitar el camino de la pintura japonesa cuando se inició en el estudio de las técnicas pictóricas con el maestro Tomás Yamada.

Se preparó con él durante 8 años (1988-1996) y en 1994 empezó ella misma a enseñar y transmitir el arte y la técnica de los estilos de la pintura japonesa (“nihonga”, en japonés).

Cristina es muy talentosa en el manejo de los pinceles y la tinta o acuarelas por lo que ha incursionado y difundido todas las técnicas de la pintura japonesa: sumie, suibokuga, saibokuga, kohitsuga, hatsuboku, haboku y otras técnicas, haciendo que se vea fácil pintar y seguir las distintas reglas técnicas y de abordaje de cada estilo.

Una década después de iniciarse en la enseñanza de la pintura japonesa, en el 2005, funda la Escuela-Taller Cristina Ishikawa, donde plasma sus años de docencia y sus ideas como difusora de esta disciplina artística.

Su Escuela-Taller se basa en los principios filosóficos del budismo Zen como estilo de vida, es un espacio armónico, de búsqueda del camino interior, manifestándose a través de la creatividad, con disciplina y paciencia.

Actualmente Cristina tiene a cargo 98 alumnos, pero llegan a ser más de 130 si sumamos los alumnos de sus discípulos que ya son profesores. La enseñanza es totalmente personalizada y progresiva por lo que se puede empezar en cualquier momento teniendo en cuenta la propia potencialidad creativa. La pintura japonesa es para todas las edades, desde pequeños alumnos de 5 ó 6 años hasta adultos bien mayores en sus 90 aprenden las técnicas de pintura japonesa y crean espléndidas obras.

En esta enseñanza, además de las técnicas, lo primordial es la formación como persona.

Para Cristina y su Escuela, lo que importa es el proceso por el cual se llega a la pintura, es un camino interior, en donde uno va recorriéndolo desde la formación técnica, pero también desde la espiritual. Esto tiene relación con el respeto a los valores que hacen a la cultura japonesa, como por ejemplo, el trabajo en equipo y solidario en cada exposición grupal de la Escuela ya que todos los alumnos están comprometidos por igual.

Su espíritu de constante capacitación y curiosidad investigativa, la llevan a seguir perfeccionándose. Es así que en el 2015, realiza un curso personalizado en la Asociación Internacional de Sumie de Tokyo, Japón (Kokusai Boku Gakkai). Al ser ella miembro de dicha Asociación, la Escuela-Taller que ella creó tiene su aval académico y sigue su metodología de enseñar con una planificación establecida para formar alumnos, discípulos y profesores. Esta formación academicista de la Asociación Internacional persiste con el objetivo de mantener sin tergiversar la pintura tradicional japonesa.

Adquiridas las bases tradicionales japonesas, después cada persona puede desarrollarse como desee; estarán, por ejemplo los que quieran hacer sumie abstracto, o los que van a incorporarlo a diferentes estilos o a otras disciplinas o artes como la porcelana, pintura sobre seda, etc.

A diferencia de los simples talleres de pintura en la Escuela-Taller, a los alumnos se los forma para que piensen qué es lo que están haciendo para poder llegar a eso que van a pintar. Es decir, hay una transformación del sujeto al objeto a ser pintado; uno es lo que va a pintar, si va a hacer un bambú, tiene que ser y sentirse bambú. Y así como es en Japón, se le enseña a respetar la correcta postura, la respiración, la disciplina y la humildad del continuo aprendizaje.

Cristina Ishikawa es egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires de la carrera de Tecnología Educativa Nacional, de la carrera de Ciencias de la Educación – Universidad Nacional de .Luján. Fue docente de Escuela Especial para Discapacitados Mentales y profesora de Medios Audiovisuales en escuelas del Nivel Medio y de Enseñanza de la Provincia de Buenos Aires.

Es miembro del Consejo de Administración de la Fundación Cultural Argentino Japonesa desde el 2003. Ha participado en innumerables exposiciones en el ámbito nacional e internacional y ha trabajado incansablemente en la difusión de la cultura japonesa participando de distintos eventos entre los que se destacan los Japón en y los talleres participativos que se realizan en el Jardín Japonés de Buenos Aires.

Además de pintura japonesa, Cristina estudió ikebana de la Escuela Ikenobo, budismo Zen, budismo tibetano, teosofía y meditación.

Fundación Cultural Argentino Japonesa