Jardin Japones

Buscando el equilibrio cuerpo, mente y espíritu

Karate 15 de Mayo 2019

De Okinawa a Argentina, el karatedō, “camino de las manos vacías” y el kobudō, “camino de las armas antiguas”, son no sólo un arte marcial tradicional de antaño, sino también una renovada filosofía de vida.

¿Qué es el karate?

El karate fue creado como método de defensa personal por el pacífico pueblo de Okinawa, un pueblo deseoso de vivir en paz y sin ningún tipo de armas.

En el karate no existe un primer ataque (en japonés la frase se dice: “karate ni sente nashi”), entendiéndose que un practicante de karate nunca debe albergar, mostrar una actitud arrogante y violenta, o buscar la pelea.

Considerado así, el karate no es un deporte competitivo, ni el mero aprendizaje de formas de pelea, ni el entrenamiento físico, sino que es un arte marcial que busca el auto perfeccionamiento del individuo. Es una filosofía de vida en el que debe prevalecer el autocontrol personal para mantenerse en el recto camino de la virtud y la honorable caballerosidad.

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Pitágoras

En la sociedad actual hay una percepción compartida de que el mundo no va bien. Las diferentes formas de violencia y los graves desequilibrios sociales ponen de manifiesto que estamos experimentando alguna forma de crisis. Podemos metafóricamente hablar de una “sociedad enferma” pero su enfermedad es del tipo moral, es una carencia o una deformación de sus principios y metas que llevan a una verdadera disfunción social.

Los expertos coinciden en que esta condición es característica de nuestro desmedido estilo de vida occidental. En mi lectura personal, esta exaltación de la violencia en nuestra sociedad se debe en gran parte a la ausencia de disciplina y autocontrol cuyo cultivo comienza en el individuo.

En la cultura oriental, la educación y el aporte de valores éticos y morales siempre fueron el cimiento fundamental de todo desarrollo. Las Artes Marciales tradicionales, contrariamente a lo que se cree popularmente, cumplieron un rol importante en el progreso hacia una cultura moralmente sana.

El hecho de difundir esta actividad es de suma importancia debido a que tenemos la posibilidad de colaborar con la educación y aportar valores éticos y morales que hacen al comportamiento y conducta del practicante, a su vez de informar y orientar sobre el verdadero sentido de las “Artes Marciales”, alguna vez desprestigiadas por el falso criterio de ser una actividad netamente física y agresiva debido a una incorrecta difusión.

Comencé la práctica de Karate Do y Kobudo del Estilo “Zen Sho Shorinji Kenpo No Tumai Ti” con Sensei Shigeo Nakazato (8º Dan), en el Dojo Ken Central, en 1977 y con 28 años de docencia, quisiera detallar que en las artes marciales no sólo se requiere de un acondicionamiento físico para la defensa personal sino también el crecimiento interior e intelectual, dándole al practicante los medios para desarrollar mayor autoestima, autocontrol, seguridad interior, y fuerza espiritual, estando así preparado para sobrellevar cualquier contingencia de la vida cotidiana.

Esto se logra mediante la práctica constante y disciplinada, basada en el respeto, hospitalidad, armonía y servicio, lo que nos deja como resultante una filosofía para mejorar nuestra calidad de vida. En Japón tienen una hermosa palabra para esto: “omotenashi”.

Trabajando en la difusión de las artes marciales

Además de la docencia, la difusión también se realiza mediante exhibiciones de Karate Do & Kobudo a nivel nacional con el fin de transmitir el espíritu de nuestro arte como filosofía de vida y la esencia de nuestro

estilo. Para ello fundé en 2017 el Grupo de Exhibiciones del Dojo Ken Villa Martelli, "Grupo Kaizen" con la autorización del actual director del Dojo, Sensei Nelson Daniel Nakazato.

En 2009 se profundiza un nuevo ciclo en colaboración con la Fundación Cultural Argentino Japonesa, cuyo primer evento compartido fue en la Ciudad de Garuhapé, Provincia de Misiones. De ahí en más, se sucedieron numerosas exhibiciones en el contexto del Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés, y presentándonos en los “Japón en” que lleva la cultura y las disciplinas japonesas al interior del país.

La coparticipación con las autoridades del Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés en materia de artes marciales representa para mí, no sólo un profundo honor, sino también un verdadero símbolo de amistad, trabajo en conjunto y armonía.


Rodolfo Andrés Geraldes
Fundación Cultural Argentino Japonesa